Filtros ultravioleta: ¿Sirven para algo?

¿Qué es un filtro ultravioleta (UV)?

Un filtro UV es un filtro de vidrio que se coloca delante de un objetivo y bloquea los rayos ultravioleta. Solían ser necesarios en tiempos de la fotografía analógica (con película), aunque a día de hoy la mayoría de fotógrafos los usan para proteger sus objetivos.

Hay mucha información contradictoria alrededor de los filtros UV. Algunos fotógrafos aseguran que son esenciales, mientras que otros están igual de seguros de que son una forma de malgastar el dinero. ¿Quién tiene razón? Intentemos responder a esa pregunta.

¿Qué hace un filtro ultravioleta (UV)?

Un filtro UV bloquea la luz UV antes de que esta entre en el objetivo. Algunas películas fotográficas antiguas eran muy sensibles a la luz ultravioleta, y si no usaban un filtro UV, las fotos terminaban teñidas por una neblina azul. Esto era especialmente habitual cuando se trabajaba un día muy soleado o a gran altura. Puedes ver algunos ejemplos en estas fotografías de MoominSean en Flickr que compartimos con licencia Creative Commons CC BY-NC-ND 2.0.

La cuestión es que algunas películas modernas y los sensores digitales simplemente no son sensibles a la luz ultravioleta. No se ven afectados como lo hacían las películas más antiguas, y eso significa que no se necesita bloquear la luz ultravioleta para tomar buenas fotos. Sin embargo, eso tampoco ha impedido que los filtros UV adquieran un uso secundario como elementos protectores. Lo que nos lleva a la siguiente pregunta:

¿Los filtros ultravioleta (UV) protegen a los objetivos?

La idea básica en la que se sustenta este argumento de venta es que si se nos cae al suelo un objetivo de 800 €, en lugar de romperse la lente frontal, se romperá nuestro filtro UV de 30 €. Desafortunadamente, aunque la idea suena bien en teoría, no parece sostenerse en la práctica.

En el siguiente vídeo (en inglés) puede verse una serie de pruebas de impacto con una gran cantidad de objetivos y filtros diferentes.

La conclusión a la que se llega es que los filtros proporcionan una protección mínima, si es que proporcionan alguna. De hecho, el cristal de los filtros UV probados resultó ser mucho más débil que el cristal frontal de los objetivos, e impactos que dañaban los filtros ni siquiera provocaban arañazos en los objetivos, con independencia de que tuvieran o no un filtro colocado. Además, si los objetivos recibieron golpes lo bastante fuertes como para dañar los elementos frontales, normalmente también sufrieron grandes daños internos. En consecuencia, en los pocos casos en los que los filtros UV podrían haber protegido los elementos frontales, los objetivos habrían quedado inservibles de todos modos.

Todo eso significa que si se nos cae una cámara y el filtro se rompe pero no el objetivo, lo único que podía romperse era el filtro y el objetivo iba a salvarse de todos modos. Y que si se nos cae un objetivo sin filtro UV y el objetivo se rompe, tener un filtro colocado no iba a cambiar nada.

Ahora bien, tampoco cabe deducir de ahí que los filtros UV no completamente inútiles y no ofrecen ninguna protección. Simplemente no ofrecen ninguna protección contra impactos fuertes. Aun así, son útiles para proteger a los objetivos del polvo, los rasguños, la arena, el rocío del mar y otros pequeños peligros ambientales.

Los filtros ultravioleta (UV) y la calidad de imagen

Hay una última cosa a considerar sobre los filtros ultravioleta: colocar cualquier vidrio frente a un objetivo afecta a la calidad de la imagen.

Los filtros UV bloquean un pequeño porcentaje (entre 0,1 y 5 %) de la luz que pasa a través de ellos. Debido al modo en que la luz interactúa con el filtro, esto reduce muy ligeramente la nitidez y el contraste de las imágenes. Es un efecto apenas perceptible y fácil de arreglar en Photoshop, pero ahí está, y es peor en filtros baratos de marcas desconocidas. De acuerdo con el siguiente estudio (en inglés), los filtros de marcas como Hoya, B+W, Zeiss, Canon y Nikon mostraron el mejor comportamiento.

Un problema más serio es que los filtros UV hacen más probable que aparezcan destellos o halos en nuestras fotos cuando trabajamos con fuentes de luz brillantes o cuando enfocamos directamente a ellas.

¿Vale la pena usar un filtro ultravioleta (UV)?

Decidir si es buena idea usar un filtro UV no es una pregunta a la que pueda responderse con un sí o con un no. Realmente depende. El mejor consejo que se puede dar es recordar que:

  • Los filtros UV no protegerán nuestros objetivos de mucho más que polvo y arañazos. Si estamos fotografiando en la playa o en el desierto, usarlos puede ser una buena idea; si no es así, probablemente estaremos bien sin ellos.
  • Los filtros UV tienen un pequeño efecto en la calidad de las imágenes. La mayoría de las veces, no notaremos la diferencia. Pero si necesitamos sí o sí una imagen de la más alta calidad posible, o si nuestras fotos muestran reflejos en el objetivo y otros artefactos por el uso de los filtros UV, entonces lo lógico es descartarlos.

En conclusión: sin duda, hay un sitio en nuestra mochila fotográfica para un filtro UV, pero cada cual sabe si vale la pena en su caso particular. Habrá quien prefiera descartarlos por su efecto en las imágenes, y habrá quien prefiera usarlos como medida de protección adicional cuando se trabaja en un lugar sucio.

  • fotografiamacro.org participa en el programa de afiliados de Amazon y obtiene ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here