Flashes y equipo de iluminación recomendados para fotografía macro

En fotografía macro, donde cada detalle cuenta, la luz se convierte en la clave para capturar la esencia de nuestros motivos, de ahí que los fotógrafos suelan trabajar con fuentes de luz artificial, por lo general flashes. Estas herramientas no solo permiten iluminar de manera precisa los sujetos, sino que también añaden profundidad, textura y vida a cada imagen. Desde la suavidad de la luz difusa hasta el impacto dramático de los efectos direccionales, explorar el potencial creativo de los sistemas de iluminación es un camino insoslayable para todo fotógrafo que busca la perfección visual.

Si solo hacemos fotografía macro de sujetos estáticos, como en fotografía macro extrema, unas luces constantes pueden ser suficientes, pero esa no es la norma, así que en esta entrada nos centraremos en los flashes.

Luces anulares

La opción menos recomendada. Por lo general, las luces anulares no son lo bastante potentes como para dar buen resultado en fotografía macro y sirven de poco más que como luz de relleno. Un destello de un flash normal es cientos de veces más brillante. Y tampoco nos dejemos engañar por el modo flash de alguna de estas luces: todo lo que hace es configurar el dispositivo para que ilumine al máximo durante aproximadamente un segundo.

Flashes manuales (no TTL)

Una gran opción. Hay toneladas de flashes manuales muy económicos que iluminan mucho más que cualquier luz anular. Son algo más difíciles de usar, pero justo por eso se pueden encontrar flashes manuales antiguos por muy poquito en webs de venta de artículos de segunda mano. Con uno de estos flashes y un difusor casero, iremos servidos sin apenas notar el gasto.

Flashes TTL

Cuando se dispara a aperturas de f/16 o f/22, los flashes son simplemente la mejor manera de iluminar nuestros sujetos, también con la cámara montada en un trípode, porque si sopla la brisa y esta agita nuestro sujeto, un flash nos ayudará a congelar el movimiento.

Con ese mismo difusor pero con un flash automático (TTL) en nuestras manos, podremos disfrutar de una mayor flexibilidad en nuestro trabajo. No todos los sujetos que fotografiaremos son igualmente reflectantes, y un flash TTL aumentará y disminuirá su potencia para compensar.

Una desventaja de un flash TTL es que el destello previo utilizado para juzgar la exposición ahuyentará a algún insecto, aunque eso es algo que sucede con menos frecuencia de lo que pueda parecer.

Flashes duales o múltiples

Si bien un solo flash en la zapata de nuestra cámara puede generar una luz más que suficiente, podremos modelar las sombras más fácilmente cuando usemos varios flashes. Ahí por ahí algunos artilugios con múltiples cabezales que parecen salidos del sombrero del inspector Gadget, junto con opciones más razonables, aunque costosas, como el sistema Nikon R1 o el sistema Bolt, este último más económico. Una vez más, la difusión es fundamental si queremos buena luz (y un poco más complicada cuando el flash está muy cerca del sujeto).

Flashes de reciclaje rápido

Uno de los mayores problemas que presentan los flashes es el tiempo que tardan en recargarse. Si disparamos a su máxima potencia, es posible que debamos esperar varios segundos antes de que podamos volver a emplearlo. Como todo fotógrafo macro sabe, aprovechar el momento es esencial porque algunos sujetos solo permanecerán unos segundos en el lugar perfecto. La solución económica es utilizar un ISO más alto y una potencia de flash más baja. La solución costosa es alimentar el flash con una batería externa como la de Bolt, Canon o Quantum para que el flash se recicle más rápidamente y pueda disparar varias veces por segundo.

La importancia de los difusores

Independientemente de qué flash elijamos, es fundamental difundir la luz para suavizarla. Podemos hacer un difusor artesano con una lámina de plástico y cinta adhesiva que se adapte perfectamente a lo que deseamos, o comprar uno por unos pocos euros y parecer gente respetable.

Difusores seleccionados de Amazon

Neewer

Distintos tamaños

Neewer

Difusor + reflector

Wallimex

Universal

Godox

Universal

Conclusión

La mejor opción para iluminar nuestras fotografías macro es, con diferencia, adquirir un flash y colocarle un difusor. Alternativamente, si ya tenemos un flash TTL para fotografías de retratos o eventos, podemos utilizarlo sin problema para trabajos macro. Pasar a una configuración multiflash o usar una batería externa solo se nos antoja recomendable si hemos llegado a tal punto de excelencia que solo podemos progresar con mejoras marginales en nuestro equipo y no nos importa pagar por ellas.

  • fotografiamacro.org participa en el programa de afiliados de Amazon y obtiene ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here